¿Cuántos más?

Hay una pregunta que me entristece, ¿cuántos muertos van?
Hay otra que me aterra, ¿cuántos muertos faltan?

¿Cuántos muertos faltan para que termine esta vaina? ¿Cuál es la cuota de sangre que necesita este gobierno para irse? No es justo que sean los chamos que han nacido y vivido en dictadura, los que estén dando sus vidas por un mejor futuro, un mejor país, una mejor Venezuela. No es justo que nos tengamos que hacer estas preguntas todos los días.

Es agotador y maldito ver como los entes del estado los sacrifican, a quemarropa, a un volcán podrido y mortesino solo para salvarles las espaldas a una tolda de corruptos, narcotraficantes y apátridas. La vida de esos panas vale más que cualquier cargo político. Ellos, nosotros, todos, nunca nos hemos merecido vivir estos años asquerosos de un proceso social que no es más que un retroceso sin tregua y la trasnmisión en vivo, en directo y por cadena nacional del día a día de la destrucción de un hermoso país.

Venezuela, tristemente y gracias a la corrupción acumulada solo te da tres opciones: sobrevivir, huír o morir. Cualquiera de las tres es peor que la otra dependiendo del punto de vista. Siempre lo he dicho, mi país se convirtió en un lugar donde te despiertan los sueños de un tiro. ¡Y ESTO DEBE CAMBIAR!

Para los que somos parte de la triste diáspora venezolana, mirar desde lejos hace que te sientas como un león hambriento de justicia pero lleno de impotencia. No poder hacer mucho o nada en estos tiempos es desastrozo para el alma, más si estabas acostumbrado a alzar la voz con altanería y razón ante cualquier deficiencia moral del gobierno.

Nos cerraron canales de televisión y aún así superamos las barreras para expresarnos, nos quisieron imponer una reforma constitucional y les impusimos una oposición rotunda, ganadora y participativa. ¡Y ahora no nos van a venir a joder con una Constituyente fraudulenta! Por más trampas y chanchullos, nuestras victorias morales siempre han sido más importantes. Así lo verá la historia y así lo seguiremos demostrando.

Esos chamos no murieron en vano, y nadie más tiene que morir teniendo la verdad de nuestro lado. Se hará justicia, terrenal y divina. Mil disculpas a todos los caídos por no haber estado para poner el pecho por ustedes. Por ahora, peleamos la guerra por todos los flancos. ¡Gracias… VALIENTES! Sacaremos a Venezuela de esta. #FuerzaYFe

venezuela7

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: